miércoles, 20 de mayo de 2009

Jornada Día del Catequista...




Día Nacional del Catequista 2009

23 de mayo de 2009

Apreciados Catequistas

Con aprecio y sentimientos de gratitud, les envío a todos saludos y mis sinceras felicitaciones por la valiosa misión que están desempeñando como educadores de la fe.

Lo hago en mi calidad de Presidente de la Comisión Nacional de Catequesis y en nombre también de todos mis hermanos Obispos.

Sabemos que están generosamente comprometidos con el Señor en la hermosa tarea de evangelizar y acompañar con el testimonio y la palabra a los nuevos discípulos misioneros de nuestras comunidades cristianas.

Los invito a que sigan sintonizando con las propuestas pastorales que los Obispos han trazado en la Quinta Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y en las Orientaciones Pastorales 2008 -2012.

Vuestra misión fundamental es favorecer el encuentro personal con Cristo vivo, fuente de vida nueva y plena.

Valoramos mucho el lema que la Comisión Nacional de Catequesis les ha propuesto este año para que sea meditado, orado y vivido “Catequista: Testigo de Cristo, Camino, Verdad y Vida”. Sin duda se trata de una excelente síntesis de la espiritualidad que todo catequista necesita para que su tarea pueda dar los frutos que el Señor y la Iglesia espera de ustedes.

Cuiden por lo tanto la calidad y la transparencia del testimonio personal y comunitario, a fin de que sea muy coherente y convincente. El testimonio marca, deja huellas, incide, no deja nunca indiferente. Ustedes evangelizan más por lo que son y viven que por lo que dicen y hacen.

Antes de anunciar al Señor en las catequesis semanales, deben acogerlo con fe y amor en la propia vida, tener una experiencia vital y personal de encuentro con Él. Experiencia siempre alimentada con la fuerza de su Palabra, con el poder de la oración y con la ayuda de una comunidad cristiana fraterna e intensamente misionera. Solamente si son auténticos testigos de Cristo vivo, podrán anunciarlo con autoridad y eficacia.

Ustedes, por la experiencia que tienen, saben muy bien que son muchos los hermanos que avanzan por caminos torcidos, buscan verdades efímeras y engañosas y corren afanosamente detrás de ídolos que prometen vida pero que, en realidad, dejan sensaciones de vacío y muerte.

Solamente Cristo es la respuesta que ilumina, consuela y convence. Él es el Camino que lleva al Padre Dios; Él es la Verdad que da respuestas a los interrogantes de la mente; Él es la Vida que trae paz al corazón y alimenta la gran esperanza de una felicitad plena y eterna.

Los bendigo a todos y les deseo un día muy fraterno, alegre y festivamente celebrado en comunidad junto a los pastores.

Queridos hermanos y hermanas catequistas: les recuerdo una vez más que ustedes son un gran tesoro para la comunidad cristiana y la sociedad.

Sin ustedes la iglesia se debilitaría seriamente y no podría cumplir bien su gran misión de evangelizar a todos los hombres.

En comunión con mis hermanos Obispos, los bendigo a todos e invoco el auxilio de nuestra Madre, la Virgen Maria, para que también ustedes, como ella, sean los discípulos misioneros que el Señor desea y la Iglesia necesita.

Animo y adelante siempre con la alegría y el entusiasmo que los caracterizan.

En el Señor,

Padre Obispo + Héctor Vargas B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario